Nosotras decidimos: Derecho al aborto

May 28, 2013
By

BEGOÑA ZABALA GONZÁLEZ

Lunes 27 de mayo de 2013

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article7988

Nosotras parimos, nosotras decidimos, ha sido la consigna más coreada por el movimiento feminista a lo largo de las cuatro décadas largas de luchas que llevamos visibilizando y reclamando los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Inseparable de ésta han sido otras dos que ponen el acento en la soberanía del cuerpo de las mujeres y el respeto a sus decisiones: Aborto libre y gratuito, y en la Sanidad Pública, Que no se meta la Iglesia en nuestras vidas.

Pues bien, la situación actual vuelve a sacar a la palestra, de nuevo y con más fuerza, nuestras clásicas reivindicaciones. Algunas, no hemos podido dejar de gritarlas y exigirlas, pues en absoluto se han cumplido, desde la despenalización parcial del aborto, en el año 1985. Es el caso, de la práctica de las interrupciones voluntarias del embarazo, (IVE) en los centros públicos de salud. El dato de la última estadística facilitada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, correspondiente al año 2011, para todo el Estado, señala que únicamente se han realizado el 2,7% de IVEs en los centros públicos. Para el caso de mujeres de Navarra, únicamente se han realizado tres, de un total de 844.

El caso es tan sonoro que ha sido la propia Cámara de Comptos quien ha tenido que señalar al Gobierno de Navarra el camino a seguir: es más barato y supone una atención más racional y eficaz a las mujeres, la realización de las IVEs en los centros públicos de salud. Llama todavía más la atención esta negativa pertinaz de Osasunbidea a realizar las intervenciones, si se destaca que el 91% de éstas se realiza a petición de la mujer, es decir, en embarazos de hasta 14 semanas, y de éstas más de la mitad, son mediante métodos farmacológicos.

Con todo, en este día internacional de la salud de las mujeres, en el que volvemos a insistir en la reivindicación de la libertad de decidir, la amenaza sobre el respeto a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, es muy grave. No se refiere únicamente a las políticas privatizadoras de los servicios públicos; también a las políticas criminalizadoras del gobierno del PP, con su Ministro de Justicia a la cabeza, empujado, obviamente, por los sectores ultras y la Iglesia Católica. Enemigos de la libertad de decidir de las mujeres, la convierten en delito.

La propuesta que nos dicen que tienen preparada de modificación de la Ley de salud sexual y reproductiva y de la IVE, nos llevaría a una situación todavía peor que la que existía con la legislación anterior de 1985. Pretendería, en términos de delito, tipificar como tales todos los abortos voluntarios que no obedezcan a la causa de violación o salud de la mujer. Es decir, pasarían a ser considerados delitos los que se realizan a petición de la mujer, hasta las 14 semanas de embarazo y los que se realizan porque existe malformación de feto y la mujer así lo requiere, hasta las 22 semanas.

Esto quiere decir, en términos prácticos, que nuevamente las mujeres van a ejercitar su derecho a decidir libremente su maternidad, bajo la tutela y la injerencia de médicos, jueces y políticos del PP, que deciden en qué casos se produce un supuesto de los contemplados en la ley como lícito. Se volverá a la situación anterior, de práctica de abortos clandestinos, en pésimas condiciones de seguridad sanitaria o en costosas intervenciones, a las que podrán acceder quienes tengan medios para costearlas y para viajar tras nuestras fronteras.

Y todo ello, se hace en un ambiente de debate, donde una vez más la Iglesia Católica y sus ultras de alrededor están sacando sus peores armas inquisitoriales. Con un discurso tangencial con la estupidez y la irracionalidad idólatra, exigen de forma machacona y sin argumentos, la defensa sacrosanta del feto, a costa de la vida y la libertad de las mujeres. Es decir, por parte del gobierno se proclama y se trata de imponer mediante ley las creencias reaccionarias y misóginas de la Iglesia. Ya lo decía El Roto en una de sus inmejorables viñetas: “Como no creéis en el pecado, ahora lo convierto en delito.”

Nosotras sí pensamos que hay que hacer un debate social amplio sobre el aborto. Y sobre las causas que existen para que se produzcan tantos embarazos no deseados, que muchas veces terminan en maternidades no deseadas. Tendríamos que debatir igualmente sobre las causas de que el 32% de las mujeres (39% para Navarra), que han abortado, no utilice ningún anticonceptivo para prevenir embarazos. Tendremos que debatir y analizar sobre los intereses que hay detrás de estas políticas criminalizadoras del PP y de la Iglesia, que parece que apuestan por la maternidad, a toda costa, e incluso impuesta. Y es que nadie nos había contado que a veces hay unas monjas “bondadosas” que junto a unos médicos muy “profesionales”, robaban bebés para vendérselos a unos matrimonios, que, a veces, resultaban ser muy de sus ideales del feto sacrosanto y la maternidad bendita. Seguimos buscando pistas, mientras nos rebelamos contra estas imposiciones.

27/5/2013

Begoña Zabala González es miembro de la Asamblea por el derecho al aborto de Navarra en el Estado Español


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*